(Busca palabras en esta página)

 
 

Son formaciones que aparecen desde el nacimiento (congénitos) o durante la vida del individuo (adquiridos). Se observan como “manchas” de diverso color y variada ubicación.

Existen varios tipos de lunares. Algunos tienen determinado riesgo de transformación en canceres de piel y otros carecen de esa posibilidad. La observación por parte del dermatólogo es fundamental para otorgar a una determinada lesión la jerarquía de potencial malignidad.

Virtualmente toda mancha, verruga o lunar, según el lenguaje utilizado por los pacientes, debiera ser objeto de examen para discriminar su naturaleza.

La ubicación de los lunares es extensa. Pueden estar o aparecer en cualquier lugar de la piel, cuero cabelludo, mucosas: boca, conjuntiva, genitales o debajo de uñas. En cada localización adquieren un aspecto distintivo.

Existen varios mitos sobre lunares:

  • Los lunares de nacimiento no pueden malignizar.

  • Los lunares con pelos no malignizan.

  • Sacar un lunar (extirpar) puede “despertar” a la lesión y que se malignice.

  • Si un lunar se lastima puede hacerse malo.

Ninguna de estas aseveraciones es verdadera.

El riesgo que tiene un paciente determinado de padecer cáncer de piel es evaluado por los dermatólogos de acuerdo a los siguientes parámetros:

  • Tipo de piel del paciente, con más riego para personas de piel, ojos y cabello claro.

  • Tener muchos lunares.

  • Antecedentes personales de cáncer de piel.

  • Antecedentes de cáncer de piel en la familia.

  • Antecedentes de exposición solar y quemaduras solares.

  • Padecer enfermedades o estar en tratamiento con medicamentos que depriman la inmunidad.

Además de tener en cuenta cada uno de los datos precedentes, los dermatólogos se valen de la “regla del A, B, C, D” para asignarle riesgo a cualquier lesión con color en la piel de los pacientes, según el siguiente esquema:

De tal modo, que una lesión pigmentada asimétrica, de bordes irregulares, color heterogéneo y con diámetros que superen los 0,6 cm. tiene mayor riesgo de constituirse o ser maligna. Específicamente el cáncer que se intenta prevenir o detectar mediante esta regla es el melanoma (ver Cáncer de piel).
Anualmente a la mayoría de los pacientes se les recomienda someterse al control de sus lunares. Sin embargo, pacientes con muchos lunares o con otros factores de riesgo pueden requerir de controles mas frecuentes.

Cualquier lesión de reciente aparición y que persista debe ser observada por el dermatólogo para recibir la orientación sobre su carácter y eventual tratamiento.

Es posible que la evaluación de lunares otorgue a alguna lesión de carácter dudoso en cuanto a su benignidad. En esa circunstancia es preciso la realización de una toma a biopsia; sabiendo que estos procedimientos de piel son rutinarios y ocasionan mínima molestia.

...para + información sobre el tratamiento de Lunares >>

Asimetría


Asimetría.

(01)

Bordes irregulares


Bordes irregulares.

(02)

Color heterogéneo


Color heterogéneo.

(03)

Diámetro mayor a 6 milímetros


Diámetro mayor a 6 milímetros.

(04)

2007 © Consultorios-Xanas.com.ar | Sargento Cabral 876 . 3° piso . +54 11 4312 0921 . Retiro . Buenos Aires . Argentina | info@consultorios-xanas.com.ar
Quienes Somos | Información al Paciente | Tratamientos | Donde Estamos | Contacto ||||| Diseño: EMARGRAF